Cuando tenemos una casa o un comercio con terraza o con un ventanal grande, para mayor comodidad solemos pensar en la opción de instalar un toldo. Pues bien, existen multitud de toldos diferentes, pero la mayor cuestión para muchas personas es decidirse entre toldos con manivela o con motor.

¿Toldo automático o manual?

Los toldos con manivela son accionados de forma manual y, a pesar de tener la ventaja de que en caso de apagón podamos seguir usándolo, son un poco ruidosos y crean mayor incomodidad por el hecho de tener que estar moviendo la manivela para subir o bajar el toldo.

Por otro lado, tenemos los toldos automáticos con motor, los cuales funcionan tan solo pulsando un interruptor y, a diferencia de los anteriores, son más cómodos y silenciosos. Dentro de esta opción también existen los todos accionados automáticamente, los cuales pueden incluir una serie de sensores que son capaces de detectar los cambios climatológicos -sol, lluvia, viento e incluso variaciones de temperatura- para abrirse o cerrarse.

Toldos para terrazas automáticos

En Solstore, empresa dedicada a sistemas de protección solar, podemos encontrar multitud de modelos de toldos para terrazas. Uno de ellos es el toldo para terrazas ART 250/Splendor 300. Este es un modelo que está pensado para terrazas o balcones pequeños y que cuenta con unos brazos extensibles. Sus tornillos son de acero inoxidable y su accionamiento es con manivela motorizada.

El toldo Splendor 400, al igual que el anterior, tiene unos brazos extensibles, pero este es idóneo para espacios algo más grandes. Este también es accionado con manivela. Los dos modelos ocultan cada uno de los elementos externos de fijación que llevan incorporados.

Con accionamiento de manivela motorizado también podemos encontrar los modelos de Monobloc Splendor 400 plus, Cofre storbox 250, Cofre storbox 300, Cofre Maticbox 350 y el Doble duox.

Si queremos un toldo con accionamiento únicamente motorizado, Solstore nos ofrece el modelo Monobloc ART 500. Este toldo destaca principalmente por tener una gran extensión de hasta 7 metros. Está diseñado principalmente para grandes terrazas como las de hostelería. El modelo Cofre splenbox 400 también tiene un sistema motorizado. Se caracteriza principalmente por la facilidad de su montaje y por su diseño que no solo ofrece una buena estética sino también eficacia y robustez. Ideal para porches o terrazas grandes.  Los toldos Cofre maxibox 300 y Cofre küadbox 400 también son de accionamiento motorizado. Este último destaca principalmente por la posibilidad de poder añadirle unos soportes para darle una mayor extensión.

La mayoría de todos estos toldos tienen un sistema de sujeción frontal o de techo.

La principal ventaja de los toldos manuales es que son mucho más económicos y que, en caso de apagón, nos garantiza el poder seguir utilizando. Asimismo, estos tienen el inconveniente de que son más molestos por su ruido y por ser manual. Por otro lado, la ventaja de los toldos automáticos es que son mucho más cómodos de utilizar puesto que no necesitan de la fuerza humana para su funcionamiento, pero, sin embargo, su coste es más elevado.